Reiki

El REIKI es una técnica de sanación que utiliza la imposición de manos en zonas específicas del cuerpo para transmitir Energía Universal curativa y equilibrar energéticamente al paciente.

         El término "Reiki" es una palabra japonesa. REI significa “universal” o “sin límites”, y se refiere al Universo que nos rodea. KI significa “energía vital”, lo que fluye

en todo ser viviente. Así pues, REIKI se puede entender como la canalización de “Energía Vital Universal” para armonizar el cuerpo, la mente y el espíritu.

Esta técnica fue descubierta por el Dr. Mikao Usui (1865–1926), tras un largo peregrinaje en busca de un método para sanar la enfermedad.

El Reiki es seguro en cualquier situación, independientemente de la causa del malestar. Cada organismo toma la energía que necesita para retomar su equilibrio y funcionamiento adecuado. Tampoco puede generar ningún tipo de dependencia. Es un método curativo natural, pero no un sustituto del cuidado médico profesional.

Es perfectamente compatible con cualquier tratamiento médico, ya sea éste de carácter natural o alopático (mediante ingestión de fármacos). De hecho, favorece que el organismo se encuentre en las mejores condiciones para cualquier tipo de terapia y puede actuar como complemento a la misma. Ha sido reconocido como Terapia Alternativa por la Organización Mundial de la Salud.

Desde hace años se utiliza como coadyuvante a los tratamientos convencionales en hospitales y clínicas de muchos países.

 

La explicación de los efectos curativos de Reiki se fundamenta en los conocimientos hindúes sobre los Chakras, así el mal funcionamiento o la existencia de un bloqueo en uno o varios Chakras sería el que provoca o agrava el mal estado de salud dando lugar a enfermedades y trastornos ya que dicho bloqueo provoca el estancamiento de la energía impidiendo que fluya a través del cuerpo de la manera correcta. La energía Reiki se dirige a estos Chakras, desbloqueándolos y potenciando el proceso de recuperación del receptor.

Aunque Reiki es una técnica de sanación, un Terapeuta profesional de Reiki no debe nunca recomendar cambiar o parar un tratamiento medico o sustituirlo por esta terapia, más bien al contrario, es muy productivo combinar ambas terapias, seguir con el tratamiento medico a la vez que recibimos Reiki, eso si, aumentando nuestras visitas a nuestro Medico ya que Reiki puede acelerar el proceso de sanación y puede ser bueno un ajuste en la medicación, pero siempre y cuando el Medico lo aconseje.